Cuando vimos por primera vez el libro de Cristóbal Valenzuela Berríos, La Ciudad se llama Cafeína, recordamos inmediatamente la referencia que hace Gaston Bachelard en su 'Poética del Espacio' a 'Fragmentos de un diario íntimo' de Rilke, cuando junto a dos amigos advierten en la noche profunda:

"la ventana iluminada de una cabaña distante, la última cabaña, la que está sola en el horizonte ante los campos y los estanques [...] Aunque estábamos muy cerca unos de otros, seguíamos siendo tres aislados que ven la noche por primera vez."

Testigo habituado a recorrer los barrios de Santiago con cámara fotográfica en mano, Cristóbal, nos muestra en este libro su particular visión de la ciudad y, por sobre todo, de la noche. En este símbolo -para el autor - de armonía y quietud, surgen personajes y situaciones que de día no están presentes, o bien, no logran ser visibles entre la multitud diurna.

En este fotolibro, que posee un cuidado relato, persiste una dualidad en la visión del cineasta - fotógrafo, elemento que, sin duda, es una virtud que enriquece las tomas y las historias subyacentes de la obra. En ella, el hallazgo, el acierto, la mirada escurridiza y solitaria son indispensables en la construcción de un trabajo sólido, en el que la mirada autoral intenta constituirse - para el lector - como la primera, la original.

Las copias se encuentran firmadas por el autor e incluyen una prueba de impresión también firmada.

La ciudad se llama cafeína // Cristóbal Valenzuela

$18.000Precio
  • Autor: Cristóbal Valenzuela Berríos

    Formato: Tapa Blanda
    Editorial: Ediciones del Desierto

    Páginas: 108

    Dimensiones: 23 x 20,5 x 0,9 cm

    Idioma: español

    Año de publicación: 2015